Balance de una década por José Luis Valderrama

(Carta del director publicada en la Memoria del X Aniversario delConservatorio) (1989-1999)

Diez años es un tiempo suficiente para poder observar la evolución de un centro como el Conservatorio Profesional de Música de   Ferraz, y para comprobar cómo una parte de nuestros ex-alumnos se han incorporado al mundo profesional 

de la música como intérpretes y/o docentes, completando de esta manera el ciclo vital. Los datos estadísticos demuestran que la inmensa mayoría de nuestros alumnos - más del 90% - continúan sus estudios superiores. Se cumple así,  sobradamente, el primer objetivo del Conservatorio:formar profesionales. Por otra parte, una década es un tiempo suficiente para que unos cuantos principios básicos hayan quedado establecidos. Son unos pocos ejes vitales que definen al Conservatorio, le confieren su personalidad y hacen de nuestro centro un lugar tan especial.

Uno de estos principios, quizá el principal, es elpedagógico. El Conseravatorio es un lugar donde se vive la pedagogía de una forma muy apasionada. El claustro está formado por músicos-pedagogos enamorados de su profesión que completan su actividad en el aula con una enorme cantidad de actividades extraescolares que se realizan anualmente. Gracias a este grado de implicación y apasionamiento del profesorado son posibles las más de 80 audiciones y conciertos de alumnos anuales, las visitas a museos, los intercambios y colaboraciones con otros centros, los ciclos de recitales y conciertos que de forma desinteresada ofrecen los propios profesores, las colaboraciones de ex-alumnos, las conferencias y charlas que ofrecen de forma regular destacadas personalidades del mundo artístico y científico, los cursos y seminarios que se ofrecen fuera de currículo...

Toda esta vitalidad artística y musical incide en nuestro alumnado y en sus familias de una forma enormemente positiva aumentando su grado de implicación en los estudios y en las actividades del centro. Los profesores sentimos que hemos conseguido el Conservatorio donde hubiéramos querido estudiar.

Otra de las características fundamentales del Conservatorio de Ferraz que ha quedado establecida en estos 10 años es un cierto equilibrio entre tradición e innovación pedagógica. Actualmente tenemos en desarrollo un gran número de proyectos pedagógicos innovadores, algunos de ellos pioneros en la enseñanza pública en España, de los que ofrecemos un listado en capítulo aparte.

La tercera de las características que definen la personalidad de nuestro centro es uncierto grado de rebeldía e inconformismo sano en su profesorado. Esto ha sido así desde el principio, cuando un grupo de profesores luchaba por conseguir una hora de clase individual para los alumnos de instrumento y la implantación anticipada de la Logse en cuanto a clases colectivas, etcétera.

Este inconformismo, que está relacionado con la pasión de la que hablaba al principio, hace que nunca nos durmamos en los laureles y siempre estemos dispuestos a luchar por lo que creemos justo.

Todo este trabajo colectivo ha ido dándole al Conservatorio de Ferraz personalidad propia y prestigio social.

Quisiera recordar ahora el trabajo realizado por los anteriores directores del Conservatorio que contribuyeron de forma importante a
hacer realidad lo que hoy es nuestro centro:

D. Miguel Bustamante es la persona que trabajó para poner en marcha nuestro centro. Fue el creador del proyecto del Conservatorio de Ferraz.

D. José Fernández tuvo que enfrentarse a los problemas de afianzamiento y crecimiento del centro.

Dña. Dolores Beloqui trabajó durante una difícil etapa de transición.

Dña. Consuelo Díez aumentó la oferta educativa del centro y creó el Laboratorio de Música Electroacústica.

Diez años es también tiempo suficiente para evaluar el interés y el apoyo que el Conservatorio de Ferraz ha recibido de la administración de la que dependemos: la Comunidad Autónoma de Madrid.

Existen datos incuestionables que demuestran el compromiso de la Consejería de Educación y Cultura con nuestro centro. El más elocuente es la evolución en la plantilla del Conservatorio.

Se ha pasado de una plantilla de 26 profesores sin ninguna plaza fija en el curso 89-90 a los 41 profesores y 4 pianistas acompañantes (con 21 plazas fijas) en la actualidad. El crecimiento de la plantilla ha sido importante aunque todavía hay mucho trabajo por hacer para dotar de mayor estabilidad a una parte del profesorado.

Las jornadas de trabajo que fueron convocadas por el Servicio de Enseñanza Musical en varias ocasiones durante estos años supusieron un estímulo importante sobre el trabajo en equipo del profesorado y fomentaron momentos de reflexión colectiva sobre temas pedagógicos que al final suponen una mejora en la calidad de la enseñanza.

También se deben destacar los cursos organizados por el Servicio de Renovación Pedagógica que hemos podido seguir muchos profesores.

En el capítulo del presupuesto hemos avanzado mucho en capacidad de gestión y en dotación presupuestaria aunque las necesidades del Conservatorio todavía son enormes.

Queremos agradecer a D. José Luis Centeno, Director General de Educación y a Dña. Rosario Duce, Jefa del Servicio de Enseñanza Musical y a todo su equipo el apoyo y la colaboración recibidos durante estos años. También nuestro recuerdo para el anterior equipo, Aurora Ruiz, Directora General y Dolores García Heredia, Jefa de Servicio.

Fdo. José Luis Valderrama

Director